La “Table Mountain”


La “Table Mountain” (Montaña Mesa, en español) es un lugar de atracción turística de los principales de la República de Sudáfrica, definida como una de las “siete nuevas maravillas de la naturaleza”. El 2 de diciembre tiene lugar la ceremonia oficial de nombramiento de este suceso.

Este hecho honra no solo a la República de Sudáfrica sino a todo el continente africano. La ceremonia solemne es la culminación de tres años de votación electrónica, organizada por la “Fundación de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo”, con sede en Suiza.

La fundación, creada por el productor cinematográfico y viajero Bernard Weber organizó su primera presentación de nuevas maravillas del mundo en 2007, en Lisboa, cuando a las antiguas maravillas fueron añadidos nuevos centros, entre ellos, la famosa estatua de Cristo Redentor, de Río de Janeiro.

La Montaña de la Mesa es una de las siete maravillas de la naturalezaAhora la Montaña de la Mesa, del extremo sur de África, recibe el honorífico título junto con seis otros lugares en la categoría de “naturaleza”, elegidos por millones de usuarios de Internet.

Al igual que la montaña misma, como el Cabo de Buena Esperanza en el que se encuentra, son simbólicos no solo para África, sino para todo el mundo.

Y ello porque ese lugar fue en sus tiempos uno de los puntos de partida de los magnos descubrimientos geográficos.

Los portugueses bautizaron con tal nombre al cabo y la Montaña de la Mesa. El navegante portugués Bartolomeu Días alcanzó esos lugares en 1488, denominando el extremo sur del continente negro Cabo de las Tormentas.

Sin embargo, el rey de Portugal Juan II, al enterarse de la noticia del descubrimiento del paso en torno a África dio al cabo otro nombre, de Buena Esperanza. No sin razón confiaba en que, ese descubrimiento ayudaría a encontrar el camino a la India.

El primer europeo que se subió en 1503 en la cima de la Montaña de la Mesa fue también un portugués. Se llamaba Antonio de Saldanha, y ese nombre iba a conservarse en inglés para la bahía de la Mesa: Saldanha Bay.

El 2 de diciembre, durante la ceremonia solemne, la alcaldesa de Ciudad del Cabo, Patricia de Lille inaugurará a los pies de la Montaña de la Mesa una placa memorial de bronce. A su juicio, la designación a esa montaña del estatus de una de las siete de las maravillas de la naturaleza “es merecida y, reportará a la ciudad y a nuestro país un gran efecto socioeconómico directo”.

Después de que la Montaña de la Mesa entrará en el listado de las candidatas para las siete maravillas de la naturaleza, se duplicó casi el número de los turistas que deseaban escalar su cima. Hasta allá fue tendido un funicular, construido en el siglo pasado. Este fue siempre popular: anualmente subía hasta la Mesa cerca de un millón de personas.

Desde la plana superficie de la Montaña de la Mesa se abre un paisaje impresionante hasta el lugar donde se abrazan los dos océanos: el Atlántico y el Índico, hasta la isla Robben, donde en una cárcel estaban recluidos los enemigos del apartheid, y hasta Ciudad del Cabo, ciudad en la que el 2 de diciembre tendrá lugar la magna fiesta.

Las otras seis maravillas de la naturaleza elegidas son los bosques tropicales del Amazonas, las cataratas del Iguazú, de Argentina, la bahía de Ha Long, en Vietnam, la isla de origen volcánico de Jeju, de Corea del Sur, el parque nacional indonesio de Komodo, y el rio subterráneo en la región del Puerto Princesa, en Filipinas.


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *